Archivo mensual: abril 2014

Visita al campo de concentración de Neuengamme

El campo, creado a partir de una fábrica de ladrillos comprada por las SS, estuvo en funcionamiento entre el 13 de diciembre de 1938 hasta el 29 de abril de 1945, fecha en la que fue liberado por los Aliados.Neuengamme_048

Tuvo una población total de 106.000 prisioneros de 28 nacionalidades diferentes, repartidos entre el campo principal y 96 campos anexos distribuidos a lo largo del norte de Alemania. Además, estuvieron allí recluidos judíos, comunistas, homosexuales, prostitutas, testigos de Jehová y prisioneros de guerra.

La mortalidad fue muy alta: más de 50.000 personas fallecieron en el campo, principalmente debido a las condiciones subhumanas del campo (nutrición insuficiente, condiciones antihigiénicas y violencia brutal por parte de los guardias).

La actividad en el campo principal estuvo centrada en la producción de ladrillos. La fábrica (con su conocida rampa) está en magníficas condiciones. Los hornos y las naves son libremente visitables. Se construyó un canal para transportar los ladrillos desde el campo a los subcampos. Para ello, los prisioneros tuvieron que excavar el suelo con herramientas inadecuadas, sin poder beber agua y en penosas condiciones de salud.

En el verano de 1944, Neuengamme recibió muchas prisioneras de Auschwitz. Hay que destacar que, en este campo, se entrenó especialmente a mujeres guardianas. Muchas de esas mujeres fueron desgraciadamente muy famosas entre los prisioneros, como, por ejemplo, Kaethe Becker, Erna Dickmann, Johanna Freund, Angelika Grass y Loni Gutzeit (quien sirvió en el campo de Hamburgo-Wandsbek y fue apodada la dragona de Wandsbek). Muy pocas de ellas fueron procesadas por crímenes de guerra.

El 26 de abril de 1945 el buque Cap Arcona trasladó a unos 10.000 prisioneros del campo de concentración de Neuengamme hasta la Bahía de Lübeck. Por un terrible error, el 3 de mayo de 1945 el Cap Arcona y el Thielbek fueron hundidos por ataques de la Real Fuerza Aérea Británica, causando miles de muertos. Una réplica de la campana del barco se encuentra en el museo.

En las fotografías se puede observar el vagón de tren (a su lado han puesto un rectángulo de cemento con las pisadas de las personas que iban apretadas en cada vagón, para que los visitantes puedan hacerse una idea de lo agobiante que podía ser un viaje en esas condiciones infrahumanas), el canal, las naves de fabricación de ladrillos, los libros en los que recogían los fallecimientos con sus supuestas causas…

Todas las fotografías de mi visita al campo están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/d9fplmrj08in70t/zw-S-HWjYb

Anuncios

Visita al campo de concentración de Buchenwald

Buchenwald se inauguró en 1937. Cerca de la población de Weimar, al principio se trataba de un campo destinado únicamente a prisioneros políticos. Pero la ampliación para judíos se produjo en 1938, tras la “noche de los cristales rotos“.

Antes de finalizar la II Guerra Mundial había unos 100.000 prisioneros judíos, y es a partir del 6 de abril de 1945 cuando los oficiales dieron la orden de enviar a la mayoría de ellos a las conocidas como “caminatas de la muerte”. Cuatro días después, el 11 de abril, fueron los americanos quienes entraron en el campo de concentración, poniendo así fin al horror padecido por las víctimas que habían quedado.IMG_8540

En total, pasaron 240.000 prisioneros por las puertas de Buchenwald y se estima que más de 50.000 murieron, 10.000 de ellos, judíos.

Este campo fue desgraciadamente famoso por los experimentos pseudocientíficos que se realizaron en él, utilizando a los prisioneros como sujetos de prueba. Algunos de esos experimentos fueron pruebas médicas en las que se ensayaban vacunas contra la fiebre tifoidea, el cólera y la difteria. Uno de los médicos de Buchenwald llegó a afirmar haber creado una vacuna contra la homosexualidad mediante un trasplante de hormonas.

El primer comandante del campo fue Karl Otto Koch. Pero más conocida fue su mujer, Ilse Koch, llamada la “perra de Buchenwald” por su crueldad y brutalidad en el trato de los presos (coleccionaba la piel tatuada disecada de los cadáveres de los prisioneros, con la que fabricaban pisapapeles y lámparas).

Cuando visité el campo de Buchenwald reconozco que tuve en mente a un personaje español: Jorge Semprún, republicano que lucho en la Resistencia y que fue capturado, torturado y hecho prisionero en este campo. Escritor (e incluso Ministro de Cultura de España), algunas de sus obras son muy conocidas.

Cuando uno llega a Weimar y se encamina hacia el campo, resulta difícil creer que, en un lugar tan bello, pudiera alguna vez ser compatible con el dolor y el sufrimiento.

Al llegar al campo, se aparca en la zona de los antiguos pabellones de la SS. En uno de ellos está la Recepción, donde se puede conseguir una guía. Todo el campo está debidamente marcado e identificado, para que el visitante pueda sentirse guiado en todo momento.

En las fotos se pueden ver la estación de gasolina de la SS, el cuarto de disección de cadáveres, las urnas crematorias, los hornos y el ascensor de subida de cadáveres, los ganchos en la pared en la que colgaban hasta la muerte a los prisioneros, el falso medidor de altura (en realidad se utilizaba para pegar un tiro en la nuca al prisionero), los restos del tronco del centenario roble de Goethe, diferentes objetos de los prisioneros, instrumentos de tortura, el parque zoológico para la SS (con su osera aún en buen estado), las celdas de castigo y, por último, la perrera de la SS (los más fieros perros eran lanzados contra los gitanos que se negaban a ser castrados).

Todas las fotografías de mi visita al campo están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/0sihlznjxkvlsg8/6T45U6bqvp


Visita a la escuela Bullenhuser Damm

Coordenadas en el GPS:   53º 32′ 31″ N      10º 2′ 53″ E

Si no fuera por las coordenadas del GPS, la escuela Bullenhuser Damm no sería nada fácil de encontrar. Escondida entre grandes árboles, quien quiera visitarla debe saber que se encuentra en el barrio de Rothenburgsort (Hamburgo) y tener en cuenta que la entrada está escondida (no se accede por la puerta principal, sino por una puerta trasera en la que un amable portero hace vigilancia).Bullenhuser_Damm_013

En la II Guerra Mundial, los ataques aéreos aliados lograron destruir gran parte de Hamburgo, aunque el edificio de la escuela fue dañado muy ligeramente. Pero como todo a su alrededor fue arrasado, en 1943 dejó de tener sentido como escuela. Es en octubre de 1944 cuando se decide la creación de un subcampo perteneciente al campo de concentración de Neuengamme y se instalan a los presos que se encargaban de la retirada de escombros tras los ataques aéreos.

La escuela Bullenhuser Damm fue evacuada el 11 de abril de 1945, quedándose en ella, para cuidarla, 2 hombres de las SS (Johann Frahm y Ewald Jauch) y el portero Wilhelm Wede .

En la terrible noche del 20 de abril de 1945, 20 niños judíos que habían sido utilizados en experimentos médicos en Neuengamme, 2 cuidadores holandeses, 2 médicos franceses y 6 prisioneros soviéticos fueron llevados en camiones a la escuela y asesinados en el sótano. Iban acompañados de 3 SS (Wilhelm Dreimann, Adolf Speck y Heinrich Wiehagen), así como del conductor del camión (Hans Friedrich Petersen) y del médico SS (Alfred Trzebinski).

A todos ellos (niños y mayores) se les dijo que estaban siendo llevados a Theresienstadt . Sin embargo, al llegar a la escuela fueron conducidos al sótano. De acuerdo con la versión de uno de los SS presentes, “los niños se sentaron en los bancos y estaban alegres y felices porque, por primera vez, les habían permitido salir de Neuengamme. Los niños estaban completamente desprevenidos.

Fueron obligaron a desnudarse y, a los niños, el médico Trzebinski les inyectó morfina. Algunos seguían vivos, por lo que fueron llevados a la zona adyacente y colgados en ganchos que estaban fijados a la pared. La ejecución fue supervisada por el SS Arnold Strippel. Al primer niño la soga no le apretaba, por lo que el SS Frahm lo agarró y tiró con su propio peso hacia abajo hasta apretar el nudo, ahogándole. Los adultos fueron colgados de las tuberías del techo (se pueden ver aún claramente en las fotografías). Se les obligó a subir a una caja, que era retirada de un golpe seco y quedaban pendidos de las horcas.

Unas horas más tarde, otros prisioneros de guerra soviéticos (que también habían sido utilizados en los experimentos) fueron llevados a la escuela para ser asesinados. Algunos lograron escapar, pero 18 de ellos fueron asesinados.

Todo el sótano ha sido pintado de un color blanco impoluto, y han situado 20 piedras doradas en el suelo, a modo de recuerdo de los 20 niños judíos.

Todas las fotografías de mi visita al sótano de la Escuela están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/gsaqmc3c7kzcchs/9RcXLB9266


Visita a la Villa de la Conferencia de Wannsee

El 20 de enero de 1942, 15 dirigentes del gobierno alemán y miembros de alto rango del partido nacionalsocialista acudieron a una importante reunión.

Para ello, se eligió un palacete situado en un rico barrio a las afueras de Berlín, con vistas al precioso lago de Wannsee.Conferencia_Wannsee_022

Reinhard Heydrich, segundo en el mando después del jefe de las SS, Heinrich Himmler, dirigió la reunión cuyo objetivo era debatir la llamada “Solución final al problema judío en Europa” con dirigentes del gobierno que no pertenecían a las SS, entre quienes estaban los secretarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y Justicia, cuya cooperación era imprescindible.

La “Solución final” fue el nombre en código que escogieron los nazis para llevar a cabo el exterminio, deliberado y cuidadosamente planificado, de todos los judíos de Europa. Esta terminología ambigua permitía ocultar al mundo entero su política de asesinatos en masa. En realidad, los allí reunido hablaron sobre métodos de aniquilación, sobre liquidación, sobre exterminio.

La Conferencia de Wannsee no marcó el comienzo de la “Solución final”, puesto que los equipos móviles de matanza (Einsatzgruppen) ya estaban liquidando brutalmente a los judíos de Polonia y de la Unión Soviética ocupada. Fue la justificación “legal” del proceso de aniquilación del pueblo judío.

La Conferencia fue el lugar donde la “Solución final” fue revelada formalmente a los líderes no pertenecientes al nacionalsocialismo y que ayudarían a organizar las operaciones necesarias para que los judíos de toda la Europa bajo ocupación alemana fueran deportados a los campos de exterminio.

Ni una sola de las personas allí reunidas presentó objeción alguna. Sobrevivió únicamente el acta nº 16 (de las 30 que se imprimieron) y fue utilizada en los Procesos de Nuremberg como prueba determinante. Adolf Eichmann fue el encargado de la redacción del acta.

Todas las fotografías de mi visita a la Villa de Wannsee están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/vy9hwwp4rgozbny/C-T_kLb3On