Archivo mensual: febrero 2014

Visita al campo de exterminio de Majdanek

Este impresionante campo se llamó inicialmente “Konzentrationslager Lublin” (Campo de concentración de Lublin) y está situado a tan sólo 4 kms de la ciudad polaca de Lublin.

Afortunadamente, los nazis no tuvieron tiempo de destruirlo y se conserva en bastante buen estado.

Majdanek_020Curiosamente, sorprende comprobar que el campo es perfectamente visible desde la población de Lublin. Al contrario que otros campos de concentración nazis, que se hallaban ocultos en bosques o situados en lugares muy remotos, el campo de Majdanek quedaba a la vista de la población civil.

Fue creado en octubre de 1941 para recibir a los prisioneros de guerra polacos. En su comienzo, Majdanek albergaba aproximadamente 50.000 prisioneros, siendo ampliado en 1942 para una capacidad de hasta 250.000. Los prisioneros fueron dedicados a trabajar como esclavos en la producción de munición y fabricación de armas.

Desde abril de 1942 hasta su liberación (24 de julio de 1944), el campo de concentración fue transformado en campo de exterminio. Se conservan en muy buen estado las cámaras de gas y los hornos crematorios. Fue uno de los campos donde se utilizó el gas Zyklon B. Como se puede apreciar en algunas fotografías, el techo y las paredes de las cámaras de gas aún conservan el color azulado del gas. Escalofriante.

Todavía es posible ver grupos de especialistas trabajando en la separación del calzado encontrado en cientos de bolsas. Esto permitirá hacerse un a idea del número de personas exterminadas en el campo.

Cuando el campo fue evacuado, el Ejército Rojo soviético se encontró con algunos miles de reclusos en lamentables condiciones y unas instalaciones en buen estado, lo que convirtió a Majdanek en el campo mejor preservado de toda la Shoah.

Debido a la falta de registros en Majdanek, el número de muertos ha sido más difícil de calcular que en otros campos de exterminio. Los soviéticos inicialmente estimaron el número de muertes en unas 400.000 víctimas judías y aproximadamente 1.500.000 víctimas de distintas nacionalidades. Para llegar a estas cifras estimaron la capacidad de los crematorios.

Sin embargo, otras fuentes (incluyendo el Museo Majdanek) estiman en 80.000 las víctimas judías y otras 200.000 las víctimas no judías. Evidentemente, las diferencias no ayudan a dar una sensación de seriedad en los estudios.

No olvidaré nunca el momento en que me asomé a la inmensa montaña de cenizas y pude comprobar que, junto a ellas, también son visibles miles de pequeños huesecillos humanos. Muy pocas personas saben que, junto a este inmenso monumento (con forma de platillo volador), se encuentran las zanjas en las que fueron fusilados 18.000 judíos. Se pueden apreciar los desniveles en las fotografías.

La Dirección de la SS en Berlín, nerviosa por la resistencia judía durante las deportaciones y por las sublevaciones en Treblinka y Sobibor, en agosto y octubre de 1943, decidió matar a todos los judíos que quedaban en el distrito de Lublin, incluidos los prisioneros de Majdanek.

El 3 de noviembre de 1943, en la Operación “Erntefest” (Festival de la Cosecha), unidades especiales de las SS enviadas a Lublin, fusilaron a 18.000 judíos en las afueras del campo. Durante la operación, se puso música en altavoces por todo el campo para ahogar el ruido del asesinato masivo. Esta masacre en Majdanek fue, por la cantidad de víctimas, la matanza más grande ejecutada en un solo día.

Todas las fotografías de mi visita al campo están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/vwjboo2g92ata6c/prCUODShtZ


Visita a los restos del muro del ghetto de Varsovia

El ghetto de Varsovia fue el más grande de todos los ghettos judíos de la Europa ocupada por los nazis.

Algunos restos del muro fueron, desgraciadamente, integrados como parte de las estructuras de algunos edificios construidos tras la devastadora destrucción de la II Guerra Mundial.Muro Ghetto Varsovia_036

Existe un trozo de muro relativamente grande y en buen estado de conservación. Emociona estar de pie frente a él. Se encuentra dentro del patio de un bloque de viviendas. Ningún rótulo indica que allí se encuentra esa importante parte de la Historia de Varsovia. Tuve que preguntar a varios vecinos que se encontraban sentados a la entrada del jardín para llegar hasta él.

Tuve la suerte de visitar los restos del muro justo entre las visitas de 2 grupos de estudiantes judíos (de los que habitualmente son trasladados por Polonia en autobuses, bajo fuertes medidas de seguridad).  Es habitual, allí y en otros lugares de la Shoah, encontrarse con agentes vestidos de civil. En Polonia sigue existiendo un cierto antisemitismo.

El receloso agente que se encargaba de la vigilancia antes de la llegada del autobús, fue muy amable conmigo (me reconoció por haber coincidido con estos grupos en el campo de exterminio de Treblinka) y me dirigió hacia los restos del muro.

Algún ladrillo del muro ha sido retirado y se expone en el Museo del Holocausto (localizado en Washington).

Todas las fotografías de mi visita a los restos del muro del ghetto de Varsovia están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/ithju5mmsbao5ec/l40ALEyijR


Visita al campo de concentración de Plaszów

El campo de Płaszów está situado al sur de Cracovia, y fue concebido originalmente como un campo de trabajos forzados. Su construcción comenzó en el verano de 1942 sobre el terreno ocupado por dos cementerios judíos. En 1943 el campo fue ampliado y se convirtió en un campo de concentración con la llegada de los judíos deportados del Ghetto de Cracovia.

El 13 de marzo de 1943, el Comandante Amon Göth supervisó personalmente la liquidación del Ghetto, forzando a los judíos que se consideraban útiles a ser trasladados al campo. Los declarados no-útiles fueron asesinados en ese mismo momento. Göth controlaba a un equipo de SS ucranianos, así como a unos 600 alemanes de la SS-Totenkopfverbände (división de las SS encargada de los campos de concentración y exterminio), y era conocido por su sadismo y crueldad.Plaszow_010

El campo era un lugar destinado al trabajo esclavo y se utilizó como fuente de mano de obra barata para fábricas próximas y para una cantera de piedra. La mortalidad en Płaszów era muy elevada. Muchos prisioneros murieron de tifus y de hambre. Aunque este campo de concentración fue especialmente conocido por el gran número de asesinatos, tanto de forma individual como masiva.

Toda la documentación acerca de los asesinatos masivos y ejecuciones fueron confiados por Göth a la alta oficial de las SS Kommandoführerin Alice Orlowski, quien mantuvo los documentos en su poder hasta el final de la guerra, momento en el que procedió a su destrucción. Orlowski fue especialmente conocida por sus crueles latigazos a mujeres. A la hora del recuento avanzaba entre las filas de mujeres, propinándoles latigazos personalmente.

En enero de 1945, los internos que aún permanecían en el campo, así como el personal encargado de las instalaciones, las abandonaron en una marcha de la muerte hacia el campo de exterminio de Auschwitz. Muchos de los que sobrevivieron a la marcha fueron asesinados a su llegada. Cuando los nazis se dieron cuenta de que las tropas del Ejército Rojo soviético estaban cerca de Cracovia, lo desmantelaron por completo, dejando un campo absolutamente vacío en el lugar que ocupaba anteriormente.

Los cuerpos que habían sido enterrados en fosas comunes fueron exhumados e incinerados allí. Las tropas soviéticas llegaron al lugar donde se había levantado Płaszów el 20 de enero de 1945, encontrándolo completamente vacío.

El área en el que se encontraba Płaszów cuenta en la actualidad con una serie de colinas con escasa vegetación y un gran memorial en honor a las víctimas (en uno de sus extremos), con una pequeña placa que recuerda que allí se encontraba este campo de concentración.

Buena parte de la trama de la película “La Lista de Schindler” (dirigida en 1993 por Steven Spielberg) se desarrolla en el campo de Plaszów.

Es un campo muy complicado de localizar, prácticamente no queda nada visible. Impresiona toparse con los restos de la Sinagoga y las lápidas mientras uno camina entre malezas y matorrales bajos. Aún sigue en pie la casa en cuyo sótano se encontraban las celdas de castigo de la SS, así como la casa del Comandante (actualmente a la venta).

Todas las fotografías de mi visita al campo están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/01c2hi14o9nx24d/2rjQfdrIRR


Visita al campo de exterminio de Bełżec

El campo de exterminio de Bełżec empezó a funcionar el 17 de marzo de 1942 con la finalidad de eliminar a los judíos que se encontraban en el Gobierno General de Polonia.

Se estima que fueron exterminados entre 500.000 y 600.000 judíos de las áreas de Galitzia, Cracovia y Lublin. Además, los nazis un número no determinado de polacos y gitanos fue aniquilado en el campo.Belzec_008

Sólo 2 judíos sobrevivieron a Bełżec: Se trataba de Rudolf Reder y Chaim Herszman. Esto explica que el nivel de conocimiento del campo sea tan bajo.

Al comienzo, había 3 cámaras de gas que utilizaban monóxido de carbono como método para asesinar a los prisioneros. No existían hornos crematorios, y los cadáveres debían enterrarse en grandes fosas, que se levantaban por los gases originados por la putrefacción. Como consecuencia de ello, el Comandante Wirth comenzó las operaciones para desenterrar y quemar los cuerpos.

Tres meses después, en junio de 1942, se detuvieron las operaciones de exterminio, con el fin de mejorar las instalaciones. El viejo edificio de madera con las 3 cámaras de gas fue desmantelado y se construyó un nuevo edificio con 6 cámaras de gas, con una capacidad para 2.000 personas. Se reiniciaron las operaciones de exterminio a finales de julio de 1942.

Las deportaciones en masa se detuvieron en diciembre de 1942 y en mayo de 2013 Bełżec fue el primer campo de la Operación Reinhard en ser desmantelado. La mayor parte del personal SS que había prestado servicio en Belzec fue transferida a los campos de Sobibor y Treblinka. 

El terreno del campo fue plantado con árboles y convertido en una granja. Acabada la II Guerra Mundial en 1945, gracias al testimonio del superviviente Rudolf Reder, se logró ubicar el terreno del antiguo campo de exterminio.

Hoy en día se levanta un monumento conmemorativo en homenaje a las víctimas del campo. Bełżec se sale fuera de la “ruta turística” habitual de los visitantes de campos, debido a la distancia y la dificultad que existe para encontrarlo. Impresiona el silencio existente en el lugar.

Todas las fotografías de mi visita al campo están disponibles en la siguiente carpeta:

https://www.dropbox.com/sh/03t2cpg6frpdzfq/7rfy9ssIKm