Archivo mensual: noviembre 2012

Asesinato y matanzas en el campo de concentración de Sachsenhausen 1936-1945

Este catálogo contiene todos los textos y gran cantidad de fotos e ilustraciones de los objetos expuestos en la muestra “Asesinato y matanzas en el campo de concentración de Sachsenhausen 1936-1945“.

La inauguración de la misma y del nuevo sitio conmemorativo “Estación Z” se realizó el 17 de abril de 2005, fecha que coincide con el 60 aniversario de la liberación de los prisioneros del campo de concentración.

Los asesinatos y operativos de exterminio fueron escogidos a modo de ejemplo. No se toman únicamente en consideración los delitos que fueron cometidos contra los prisioneros del campo de concentración sino que también se tienen en cuenta los asesinatos de personas que fueron transportadas a Sachsenhausen desde la Oficina Central de Seguridad del Reich en la calle Prinz-Albrecht, es decir, desde la central de la Gestapo en Berlín, con el objetivo principal y directo de su inmediata ejecución.

Considero que, a pesar de ser un buen catálogo, se queda algo corto. Se han eliminado bastantes documentos y fotografías que, de haber sido incluidos, habría sido perfecto. Entiendo que se debe a un ahorro de costes.

Terminé de leer este libro precisamente el aciago día en que murió Pepe, el entrañable hermano de mi querida cuñada Bertha. Muy joven, con tan solo 52 años, y dejándonos a todos una enorme tristeza en el corazón. Descanse en paz.

Autor: Günter Morsch

Editorial: Metropol

Páginas: 160

Año: 2012


Visita a la estación de Radegast (Lodz)

La estación ferroviaria de Radegast está situada en la ciudad de Lodz (Polonia) y fue construida durante la II Guerra Mundial.

El Ghetto de Lodz fue el 2º más importante de toda Polonia, por sus dimensiones. Aún hoy, es posible ver muchos de sus edificios en pie, intactos, y son utilizados aún como viviendas u oficinas. 

La estación fue situada expresamente muy cerca del Ghetto, porque a ella llegaban los transportes con judíos procedentes del III Reich alemán, así como los gitanos de Austria, que eran acomodados dentro del Ghetto.

Desde este lugar, cerca de 150.000 judíos fueron enviados a la muerte, siendo deportados a los campos de exterminio de Chelmno y Auschwitz.

Desde el 16 de enero de 1942 hasta el 29 de agosto de 1944, la estación ferroviaria de Radegast tuvo el mismo significado que el Umschlagplatz para la ciudad de Varsovia: lugar de agrupamiento para el posterior envío a los campos.

Tras la guerra, la estación estuvo muy abandonada. En 2004, coincidiendo con el 60º aniversario de la destrucción del Ghetto de Lodz y la salida del último tren desde Radegast, la estación fue reconstruida tal y como era en su época.

Desde 2005, es posible encontrar un hermoso Memorial (un pasillo oscuro que va iluminándose a medida que uno camina por él), una locomotora y unos vagones originales (donados por Alemania), la antigua estación reconstruida y unas lápidas gigantes con los nombres de 2 campos de exterminio y 4 campos de concentración. Precisamente estas lápidas son la portada de una estupenda guía de viajes comentada en este blog recientemente: “The Holocaust sites of Europe” (23 de octubre de 2012).

Todas mis fotografías tomadas en la estación y en el Memorial están disponibles en:

https://www.dropbox.com/sh/q296go1rrjsh8lo/sPRbJevEz8


Visita a la casa de Corrie ten Boom

En 1837, Willem ten Boom abrió una relojería en Haarlem (al noroeste de Amsterdam). Como devotos cristianos, el hogar familiar, situado encima de la tienda, siempre tuvo las puertas abiertas para quien lo necesitara.

Durante la II Guerra Mundial, la familia Ten Boom convirtió su hogar en un refugio, un escondite para judíos y miembros de la Resistencia holandesa, perseguidos por los nazis.

Habitualmente había gente escondida en casa. Hasta 7 personas viviendo ilegalmente. Pero se añadían otros refugiados solo por unas horas o unos días, hasta que se les encontraba otra “casa segura”. Corrie buscaba valientes familias holandesas que aceptaran refugiados. Consiguieron salvar la vida de unos 800 judíos.

El 28 de febrero de 1944, la familia de Casper fue traicionada y la Gestapo les tendió una trampa: durante todo un día vigilaron a cada persona que entraba. Esa misma tarde, más de 20 personas habían sido arrestadas. Casper, y sus hijas Corrie y Betsie fueron arrestados y llevados a prisión.

Aunque la Gestapo revisó la casa a fondo, no logró encontrar a los 4 judíos (dos hombres y dos mujeres), y a los dos miembros de la Resistencia holandesa que estaban escondidos detrás de una pared falsa en el dormitorio de Corrie. Aunque la casa permaneció bajo vigilancia, la Resistencia fue capaz de liberar a los refugiados dos días después (por la azotea). Las seis personas permanecieron inmóviles en el pequeño escondite, aun cuando no tenían agua y la comida era escasa.

Los cuatro judíos fueron llevados a “casas seguras” y tres sobrevivieron a la guerra. Como los nazis encontraron material clandestino, la familia Ten Boom fue llevada a prisión. Casper (de 84 años de edad) murió a los 10 días de llegar a la prisión de Scheveningen. Cuando le preguntaron a Casper si sabía que podría ser ejecutado por ayudar a los judíos, contestó que sería un honor dar su vida por el antiguo pueblo de Dios.

Corrie y Betsie pasaron 10 meses en tres diferentes prisiones. La última de ellas, el campo de concentración de Ravensbruck, al norte de Berlín. La vida en el campo era un infierno, pero Corrie y Betsie vivieron aquello compartiendo el amor de Jesús con sus compañeras de prisión. Cuatro miembros de la familia Ten Boom dieron su vida por el compromiso de su familia, y solo Corrie regresó a casa del campo de concentración. Se dio cuenta que su vida era un regalo de Dios y que debía compartir lo que ella y Betsie habían aprendido en Ravensbruck: “Dios nos dará el amor que necesitamos para perdonar a nuestros enemigos“. A la edad de 53 años, Corrie comenzó su evangelio durante 32 años, por más de 60 países.

Todas mis fotografías tomadas en la casa de Corrie ten Boom están disponibles en:

https://www.dropbox.com/sh/8mjs1zrs2vdpxu5/0p6F8ydnMc

En 1968, el Museo del Holocausto en Jerusalén (Yad Vashem) le pidió a Corrie que plantara un árbol en el Jardín de los Justos, en honor a las muchas vidas judías que su familia salvó. Corrie murió cuando cumplía 91 años. Según la tradición judía, los bendecidos tienen el especial privilegio de morir en su cumpleaños.


Visita a Birkenau Judenramp

A pesar de que la rampa que consiguió más popularidad la que se construyó dentro del campo de Birkenau (una vez traspasada la conocida como “Puerta de la Muerte”), y que ha sido considerada como muestra de la iconografía del campo, en realidad no empezó a funcionar hasta la primavera de 1944, con los tristemente famosos transportes de judíos procedentes de Hungría.

Hasta entonces, la inmensa mayoría de prisioneros había llegado al campo de exterminio Auschwitz II (también conocido como Birkenau) a través de la plataforma que se encuentra aproximadamente a 1 km de distancia del campo. Los lujosos trenes con judíos procedentes de Holanda y Bélgica recibían un trato infinitamente mejor que el de los transportes procedentes del Este. Éstos eran recibidos brutalmente, con luces deslumbrantes, perros salvajes, kapos aún más agresivos, golpes y gritos con órdenes contradictorias, que lograban paralizar y neutralizar a los prisioneros.

Desde allí debían arrastrar consigo sus pertenencias hasta el campo, donde se realizaba la selección y se decidía quiénes iban directamente a las cámaras de gas y quiénes pasaban a formar parte del campo (como mano de obra esclava). Quienes no podían andar, enfermos y ancianos, eran subidos a camiones (rotulados como pertenecientes a la Cruz Roja) y llevados directamente a la cámara de gas.

Todas mis fotografías tomadas en la rampa están disponibles en:

https://www.dropbox.com/sh/vd3hr9f76nvbl6r/qdEGC5SI-C

No es lugar muy visitado, por encontrarse fuera de la ruta habitual.

Pero es un lugar de recogimiento y reflexión. Hoy en día no se puede andar la ruta que realizaban los prisioneros, porque han construido casas.


DVD – Nazis: lo oculto de la conspiración

Argumento:

El nazismo no fue, como la mayoría de la gente cree, un simple movimiento político. Fue una verdadera religión oculta, con Adolf Hitler como Mesías, Heinrich Himmler como gran sacerdote y las SS como clero.

Este largo documental contiene imágenes inéditas sobre los usos y costumbres del más oculto III Reich. Su objetivo: buscar apoyos extraterrenales que les ayudaran a ganar la II Guerra Mundial. El Reich utilizó las artes místicas y de adivinación para tomar grandes decisiones militares, entrenar a las SS, adoctrinar a la población alemana e influir sobre los aliados.

Se analiza el origen de la doctrina nazi y se incluyen asombrosas imágenes reales de personajes reales vestidos como caballeros medievales, demostrando la perversión nazi que utilizó todos los medios de adoctrinamiento para conseguir sus propios objetivos.

Una vez implantada su religión, los nazis se dedicaron de modo prioritario a engendrar una raza pura de hombres arios y a aniquilar a los “impuros” para cumplir su ideología diabólica.

Crítica:

Completo documental que trata de explicar en qué se basaban los nazis para creer que eran una raza superior y justificar así la inversión realizada en diferentes campañas y estrambóticas campañas, como la búsqueda del Santo Grial, de restos que confirmaran su descendencia de la raza del Tíbet, etc…

Incluso en 1940 Himmler, jefe de las SS, realizó una enigmática visita a España, específicamente al Monasterio de Montserrat. Himmler fue en todo momento acompañado por un séquito de 25 oficiales de las SS. Curiosamente fue atendido por el Padre Ripoll (que hablaba alemán) y no por los 2 abades, que se negaron a recibirlo.

Himmler no entró en el Monasterio. Sólo estaba interesado por la impresionante Naturaleza que rodea el lugar. Pero, algo habitual en la picaresca española, a Himmler le robaron el maletín negro que llevaba, al parecer en el hotel en el que se alojaba. En dicho maletín se dice que llevaba los planos secretos de los túneles que se esconden en la montaña de Montserrat.

Un larguísimo documental, que se llega a hacer un poco denso.

Productora: Discovery Channel

Director: Tracy Atkinson

Año: 1998

Duración: 2 dvd de 60 minutos cada uno